La casa del cortometraje en Colombia está en Popayán

Por: Jaír Villano.
Publicado enel Diario El Nuevo Liberal el 26 de febrero de 2017

El Festival de Cine Corto de Popayán se ha consolidado como uno de los certámenes más importantes del cortometraje colombiano. El primero de marzo se abrieron sus inscripciones y en octubre se celebrará su novena edición.

Es una realidad. El cine es una expresión artística de crecimiento en Colombia. Los galardones internacionales a producciones nacionales, como “El abrazo de la serpiente” (2015), “La tierra y la sombra” (2015), “Anna” (2015), “Siembra” (2016), “La mujer del animal” (2016), entre otras realizaciones, validan esa afirmación.

Y las cifras presentadas por Cine Colombia en un informe divulgado en enero lo confirman, pues en 2016 el aumento –en comparación con 2015– de personas que vieron cine colombiano fue de 4,4%, lo que en números equivale a 61, 438, 550. Sorprendente.

Pero como todo, hay matices. En primer lugar, el cine que más ven los colombianos se circunscribe al comercial, las películas mencionadas arriba –que, en la elasticidad del lenguaje, se podrían llamar de autor – están por debajo de esa lista; y dos, Popayán no aparece entre las diez primeras capitales donde más se asiste a los teatros en los que se proyecta el séptimo arte.

Es por esto que iniciativas como El Festival de Cine Corto son de especial relevancia, pues gracias a estas se fomenta e incentiva la realización y el consumo de la cultura audiovisual.

Y ya mucho tiempo de eso: desde 2009 se viene celebrando el primer festival en premiar el cortometraje; en 2017 llega a su novena edición. Después de las fiestas tradicionales –Semana, Festival Gastronómico, Noche de Museos, etc.–, es el evento con mayor importancia. Las razones saltan a la vista: en sus cinco días de despliegue, la capital del Cauca se vuelve el epicentro de la cinefilia nacional. De toda una horda de directores que aspiran que su trabajo sea laureado, conocido y, sobre todo, observado.

En su octava edición superó las expectativas al contar con la inscripción de más de 300 cortometrajes provenientes de lo ancho y largo del país. Tarea titánica la del equipo curatorial y muestra infalible de la acogida que tiene la celebración.

Juan Sebastián Mesa, director de “Los Nadie”, película que en la pasada edición formó parte de los largometrajes invitados (y que recibió el premio del público en el festival de Venecia, 2016), señala que este es uno de las festivales de corto de mayor reconocimiento en el país, “tiene una infraestructura muy trabajada, es un lugar que dan ganas de querer volver. Es muy importante porque es de esos espacios en los que uno muestra sus primeros trabajos, se enfrenta a un público y a conocer gente que quiere hacer cine.” (Dicho sea de paso, antes de la película que lo puso en el ojo de la escena nacional, Mesa participó en el festival de Popayán con el corto “Kalashnikov”, con el cual fue ganador).

Además, como dice Katherine Galeano, payanesa que asiste al evento, el certamen permite descentralizar el cine colombiano tanto en la exhibición como en la formación de personas que quieren hacerlo. “Es bueno saber qué se está haciendo a nivel regional en la producción audiovisual. El hecho de que sea un festival de cortos es importante porque es otra forma de narrar que requiere más precisión, que se cuenten cosas en menos tiempo. Creo que culturalmente aporta a la ciudad, ya que abre unos espacios nuevos de cultura. Las tradiciones se forman. Este espacio sirve para crear identidades, sobre todo de jóvenes”.

No es gratis, entonces, que el evento cuente con el apoyo del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, que pertenezca a la Asociación Nacional de Festivales, Muestras y Eventos Cinematográficos y Audiovisuales de Colombia (ANAFE), que la alcaldía, la academia y la Cámara de Comercio se unan al rodaje, y que le compita a Bogoshorts como el mejor festival en incentivar el ejercicio de un género que se ha creído es de aspirantes a directores de largometrajes, pero que también cuenta con expertos, que como en la literatura, prefieren el cuento a la novela o la novela al cuento, o en últimas que ven en su composición no un medio sino un fin.

Así también lo cree Juan Esteban Rengifo, director del festival, para este patojo que ha liderado la consolidación de la fiesta, el corto tiene unas virtudes que una película no tiene, “Por sus formas de producción, en el corto hay más libertad del autor, porque no es comercial, de ahí que el autor haga lo que le gusta. El largo, al ser comercial, depende más del productor, del público o de la necesidad de que sea rentable”.

De ahí la necesidad de esta celebración, pues con ella también se busca evidenciar que esta expresión de cine tiene unas posibilidades y unas características que la hacen igual o más importante que la semiótica del gran cine.

Para ello el certamen reconoce este formato bajo cuatro categorías: Ficción, Documental, Animación y Cauca. Luego de un largo proceso de curaduría, se eligen las mejores y se premian con incentivos importantes como servicios alrededor de lo audiovisual y/o dinero.

De la cuarta categoría, Cauca, han emergido trabajos destacables que provienen de estudiantes de la Universidad del Cauca, de las comunidades comunitarias e indígenas y del Sena, entre otras instituciones.

En 2016, “Semillas de Paz”, “R.E.M”, “El Recuerdo”, “PANORAMA”, “Diego Serna y el bosque mágico”, “Mamá” y “Jorge”, todas en el marco de Cauca de-muestra, fueron protagonistas en la clausura presentada en el Teatro Municipal Guillermo León Valencia.

El festival no tiene una curaduría temática, pero es inevitable que las propuestas que llegan se ciñan al momento histórico que atraviesa el país y el departamento, “sin estar en el posconflicto, ya hay apuestas sobre esta etapa”, dice Rengifo.

Las novedades

Para la novena edición se volverá a desarrollar el taller de guion “Del dicho al hecho”, trabajo que se presentó en la versión pasada, y que busca apoyar la producción de un proyecto a través de entidades y empresas locales. ¿Cómo? Bueno, a través de una convocatoria se hace un se selección de los mejores guiones; luego, se hace un proceso de reescritura y el mejor de ellos obtiene como premio los recursos para ser rodado. (El ganador más reciente se llama “Miguel”, guion de César Almanza, que espera ser rodado en la última semana de junio).

Y es que además de exhibición, en los cinco días de cine hay talleres técnicos, este año sobre la dirección de arte, animación, fotografía cinematográfica y posproducción. Y presentaciones por fuera de los recintos formales e incluso por fuera de Popayán.

“Los talleres son gratuitos y lo que buscan es ayudar y fortalecer la formación del sector audiovisual”, hace énfasis el director.

Por lo demás, es preciso decir que otra dinámica que se busca es un diálogo entre directores y el público, que se puedan compartir las experiencias y resolver interrogantes que están sin deslindarse, y así establecer una conexión directa entre quienes hacen y quienes consumen.

Así, es un festival que posibilita una oferta cultural con cada vez más adeptos, que reconoce la importancia de esta expresión en el abanico de artes del país, que apoya la producción y fomenta la reflexión del cine como una manifestación necesaria y trascendental en la construcción de un ethos cultural del país y de una ciudad que va renovando su carácter.

Con talento caucano el Festival le dio la despedida a su octava versión

img_9785

Con las siete proyecciones de Cauca de-muestra se dio cierre a la semana del Festival de Cine corto de Popayán, en el Teatro Municipal Guillermo Vjorge-1alencia.

El talento del departamento del Cauca se hizo presente en cada una de las producciones de Ficción, Animación y Documental en la Competencia Oficial Cauca deMuestra, en donde se dieron a conocer las diferentes historias que el departamento tiene por contar.

Semillas de Paz”, “R.E.M”, “El Recuerdo”, “PANORAMA”, “Diego Serna y el bosque mágico”, “Mamá” y “Jorge”, fueron los cortos que protagonizaron en la tarde del pasado 12 de noviembre el desborde de talento caucano presente en universidades y de forma empírica por los realizadores de la región, utilizando barrios de la ciudad como espacios para que el séptimo arte cobre vida, sectores del departamento como muestra de esa cultura que se desconoce y personajes de la vida cotidiana que tienen histmama-4orias significativas para llevar a la pantalla grande.

Después de cada proyección se abrió un espacio para escuchar a cada uno de los realizadores, quienes orgullos compartieron que el Festival se convertía en un punto de referencia crucial para aquellos que quieren hacer del cine la mejor herramienta, para apoyar las producciones audiovisuales que tienen lugar en las calles más cercanas. Esto ha posibilitado creer y apostar por el cine colombiano, dándole un renombre a la región totalmente diferente, en donde los conflictos sociales son superados por la pasión de contar historias que nacen de lo más profundo y se convierten en eje principal para la realización de cada proyecto.

El buen recibimiento por parte del público payanés dejó manifiesto la importancia de que el primer festival dedicado a cortometrajes brinde la posibilidad a que los proyectos realizados en la región sean partícipes del evento, que en cada versión cuenta con mejoras significativas para hacer del cine parte de nuestra cultura.

La semana del Cine Corto terminó con éxito

img_1949

Fueron 5 días, 62 cortos y 3 largometrajes los que hicieron parte de la octava versión del Festival de Cine Corto de Popayán.

La octava versión del Festival de Cine Corto de Popayán ha llegado a su fin, no sin antes entregarle a la ciudad una semana fuera de la cotidianidad, en la que las luces, las cámaras y el lenguaje audiovisual se apoderaron de las paredes blancas.

Termina dejando grandes experiencias, recuerdos, amigos y esa espectativa por lo que que traerá la novena edición, cumpliendole a la ciudad, consolidandola como foco cultural y audiovisual en el país.

ganadores

En esta oportunidad los trabajos galardonados fueron:

  • Categoría Ficción: Forastero, Dir. Iván D. Gaona
  • Categoría Documental: In the crystal skyn, Dir. Michaela O Brien
  • Mención de honor: La bendita manía de contar, Dir. Emanuel Giraldo
  • Categoría Animación: Llave de papel, Dir. Jenaro González Páez
  • Cauca De-muestra Documental: Jorge, Dir. Sergio Montenegro
  • Convocatoria del Dicho al hecho: Miguel, Guionista. Cesar Almanza

 

Pero el Festival no solo se trata de competencia y cada edición tiene una sorpresa o un factor determínate que lo diferencia del año anterior, esta versión contó con la participación de tres payaneses como invitados especiales, quienes demostraron el gran talento local sintiendose realmente cómodos de estar en su casa, mostrar su trabajo en el mundo audivisual y poder entrenar a nuevos realizadores. Así mismo, la oportunidad de proyectar tres largometrajes de talla nacional, más una alianza con la Facultad de Artes de la Universidad del Cauca y su muestra de videoarte “Par Verte Mejor”.

La formación académica es uno de los elementos más apreciados por los asistentes, los talleres abarcaron los componentes más importantes para la realización de una película. Los talleristas terminaron la semana con tanta satisfacción que sus comentarios himg_2011acia el Festival fueron totalmente positivos. Un ejemplo de ello se dío en el taller de audio, donde los talleristas decidieron donar un premio adicional como aporte al Festival, expresando: “este Festival ayuda que la ciudad consolide un poco más los esfuerzos audiovisuales que hay aquí, pues hay una categoría dedicada al cine caucano, entonces es bonito ver que personas de la ciudad y del departamento le apuesten a la producción cinematográfica y eso debemos apoyarlo”, afirmó Juan Manuel Arango, representante de Modularte Diseño Sonoro.

Y de esta forma, podríamos continuar enumerando los muchos logros y satisfacciones que deja esta octava versión, que consolidan al Festival como uno de los eventos más destacados y el de mayor proyección de la ciudad. Así que no queda más que felicitar a todos los participantes, a los directores y productores que enviaron sus cortometrajes, a los talleristas, a todas y acada una de las personas que colmaron las salas y lugares de proyección, sin el público el cine no tiene vida. Al equipo organizador y voluntariado, a los patrocinadores. A la ciudad, mil gracias.

MUESTRA AMBULANTE

img_1933
En el cuarto día del Festival de Cine Corto de Popayán, tres historias que narran realidades sociales en el mundo acapararon la atención de los asistentes amantes al séptimo arte, que se dieron cita en el Teatro Municipal Guillermo Valencia para ser testigos del protagonismo de Colombia, México y Bolivia en la proyección de sus respectivos cortometrajes.  
 
El cortometraje titulado “Moving Target”, del director Tanja Wol fue el encargado de dar inicio a la Muestra Ambulante. Este film cuenta la historia de Rubi, una defensora de Derechos Humanos en Colombia que pasa la mayor parte de su tiempo viajando, escoltada y preocupada por tomar la vocería de las víctimas del conflicto armado colombiano.  
img_2011
Posteriormente “Burnout”, se tomó las pantallas para contar la experiencia de un paramédico mexicano y su relación con la muerte, un duelo que inicia cuando prende la sirena de la ambulancia y el cansancio emocional es testigo de innumerables tragedias que pasan en el transcurrir del día. Esta interesante proyección fue dirigida por Miguel Lopez Valdivia, quien logró causar en el público emociones que se reflejaron en los aplausos que se llevó este film al culminar su proyección.  
La directora Karen Vázquez, presentó en la octava versión del Festival un cortometraje que trasladó a los asistentes a Bolivia, Flor de Mil Colores, título del corto fue el encargado de cerrar la Muestra Ambulante del Festicine. La proyección narra la vida de Emiliana, una madre amorosa que lucha día a día con su entorno, pue se encuentra en un campamento minero boliviano.  
 
La Muestra Ambulante contó la experiencia que se desarrolla en distintos países del mundo en cuanto a la producción audiovisual, temáticas reflexivas que inspiran a los estudiantes y personas que asistieron a las proyecciones a apostarle al mundo del cine como forma de expresión de realidades y dinámicas sociales.  
 

Todos somos LOS NADIE

img_9908

“Los Nadie” formó parte de los largometrajes invitados a la octava versión del Festival de Cine Corto de Popayán.

 

La ópera prima de Juan Sebastián Mesa, un director antioqueño quien junto con Alexander Arbeláez, José Manuel Duque y la empresa Monociclo Cine, llevaron a cabo durante siete meses de preproducción, diez días y una noche de rodaje. “Hacer la película fue todo un reto, con un equipo de trabajo que se convirtió en una familia, la gente no cree que lo hayamos podido hacer en tan poco tiempo”, compartió el productor Arbeláez.

Protagonizada por actores naturales que el director halló en las calles de Medellín. Negando un sistema que los estaba negando, es como deciden revelarse, demostrando que hay nuevas formas de ver el mundo y de habitarlos.  Camilo, Mechas, Manu, Ana y Pipe interpretan como si fueran suyas, las historias de cinco jóvenes que haciendo malabares buscan conseguir dinero para hacer realidad el sueño que tienen en común de  viajar fuera por Suramérica.

Una película rodada en blanco y negro de 84 minutos, producción de 700 millones de pesos que salieron de fondos de Proimágenes, y de una serie de favores y alianzas con personas y empresas particulares, contagió a los payaneses en el cuarto día de actividades del  Festival de Cine Corto, con el deseo de libertad y la constante búsqueda de sentido que hacen que todos seamos Los Nadie.img_9911

La película se centra exclusivamente en los actores, pues el color genera demasiados distractores y la prioridad para el realizador no era el entorno ni resaltar los paisajes de la ciudad, sino capturar la esencia de las particularidades de cada personaje.

Más allá de la vida callejera, “Los Nadie” retrata con un poco de humor la vida familiar de sus protagonistas, con una banda sonora que va del punk a la plancha, la realidad de una Medellín con fronteras para los sueños. “La gente piensa que la violencia es algo físico y también hay otros tipos de violencia que están ahí latentes en nuestra cotidianidad y eso era lo que nos interesaba plasmar con nuestra película”, cuenta el cineasta colombiano.

Utilizando metáforas, se plasma esa idea de libertad en la película, en donde cada personaje no termina de entender hasta qué punto es necesario llegar para alcanzar la felicidad de sentirse libres lejos de casa, de alguna manera es un punto de referencia para salir de la zona de confort y moverse, “que se convirtiera en un sueño abstracto que así no necesariamente logren alcanzar, les permitiera por un momento abstraerse de ese mundo en el que viven y salgan a buscar algo nuevo”, es como se explican las características de los personajes.

Las cinco historias cuentan realidades que se entrecruzan en lazos familiares y aunque uno de los personajes no logre compartir la experiencia con sus amigos, el director comparte que: “me interesaba mucho poder plasmar a este personaje que sueña con cruzar muchas fronteras pero se queda en la primera, que es la de su barrio” representando las barreras invisibles que muchos no pueden atravesar, disfrazando realidades de los conflictos sociales que terminan con los sueños de aquellos que apuestan por un cambio de mentalidad.alexander-arbelaez-los-nadie-3

El nombre del filme viene de un poema de Eduardo Galeano titulado de la misma manera, en el que se habla de las personas invisibles de la vida cotidiana, como los artistas callejeros.

Finalmente, el director compartió que: “Víctor Gaviria es un referente para cualquier persona que quiera hacer cine en Colombia”, diciendo que la película tiene una mirada totalmente diferente al cine de los 80’ y lo que se buscaba con el proyecto era capturar la esencia natural del barrio y de cada uno de los espacios utilizados en la película, para que se convirtiera en historias verdaderas que los espectadores apropiaran como suyas.

Al finalizar, los aplausos se hicieron presentes como muestra de satisfacción de los espectadores que disfrutan de los espacios que abre el Festival para deleitarse del séptimo arte y apostar por una mirada diferente de la región. Y permitir que los realizadores que estuvieron en versiones anteriores, -como Juan Sebastián Mesa y Alexander Arbeláez- regresen con proyectos como este en el que demuestran que si es posible creer en el cine colombiano y que los festivales se convierten en parte importante de la formación de cada realizador.

 

“Porque sin sonido no hay película” Entrevista a Modular

talleristas-de-sonido-los-amigos-de-modular

El Festival de Cine Corto de Popayán además de ser una plataforma para el desarrollo de nuevos realizadores, también es un espacio de formación académica extracurricular para los amantes de la producción cinematográfica, es por esta razón que en el marco de la octava versión se realizaron 5 master class y 5 talleres, entre ellos el taller de Posproducción de audio, a cargo de Modular Diseño Sonoro.

Conociendo la importancia de este taller, la oficina de prensa del Festival entrevistó a Juan Manuel Arango representante de Modular para que explicara por qué sin sonido no hay película.diseno-sonoro-aula-117-f6

FestiCine: ¿Qué es Modular?

Juan Manuel: Modular es un colectivo, es una empresa que se encarga de crear música y posproducción de sonido, hacemos efectos especiales, producción de audio, mejor dicho hacemos absolutamente todo lo que tenga que ver con la producción sonora y con el plus de hacer música original, de esta forma las películas que coproducimos tienen un sonido 100% original.

FC: ¿Cuál es la producción que ustedes más aprecian?

JM: En realidad son dos, una es un largometraje llamado “El libro de Lina” porque hicimos toda la producción de sonido con efectos sonoros y demás, el resultado final fue muy bonito cosa que nos satisface mucho, la otra producción es un cortometraje muy especial denominado “Las notas de Camila” es un corto de ficción para niños, lo que lo convierte en algo muy especial y súper bonito, además que con el participamos en la 7° versión del Festival de Cine Corto de Popayán.

FC: Este año ustedes llegan como talleristas ¿qué tan difícil fue llevarlo a cabo?

JM: Primdiseno-sonoro-aula-117-f5ero que todo pensamos en las personas que iban a llegar, puesto que se trata de un taller abierto, por lo tanto empezamos desde lo básico, con la introducción general del sonido, porque sabemos que en este medio hay muchos niveles y  lo que buscamos es que las personas que están interesadas lleguen sin temor al taller, entonces hicimos como una introducción de lo que es nuestro trabajo, luego lo abordamos y finalmente  hicimos un sondeo con las personas del curso, conocimos sus ideas y encontramos que hay personas que lo hacen muy bien, que trabajan los programas de edición de audio y demás herramientas, esto nos motivó mucho y el taller se convirtió en una experiencia de aprendizaje y retroalimentación, por lo tanto nos atrevimos a salir del aula y hacer práctica en la ciudad, grabando los sonidos que Popayán emite en su cotidianidad, y finalmente creamos un producto como parte de una apropiación de la ciudad a través de los medios audiovisuales y las herramientas que manejamos.

 

FC: Teniendo en cuenta lo que nos está contando, ¿qué se debe saber para producir una película?

JM: Para poder producir lo primero que debemos tener claro son los estándares mínimos de toma de audio, conocer las reglas del juego y de ahí parte todo para poder generar un conjunto, puesto que en la preproducción ya se debe tener claro el sonido de la posproducción, fue lo que hicimos en el taller, primero conocimos el sonido, luego salimos a grabar el ambiente, de esta forma es como las películas son un éxito.diseno-sonoro-aula-117-f2

FC: En esta experiencia como tallerista en  Popayán, ¿cuál es la visión que tienes de la ciudad como espacio de desarrollo cinematográfico?

JM: Me parece que hacer ocho versiones de Festival de Cine es algo increíble y deja muy bien parada a la ciudad, además que estas versiones son consecutivas esto le da un plus más alto aun. Este Festival ayuda que la ciudad consolide un poco más los esfuerzos audiovisuales que hay aquí y todas las producciones que se dan aquí, pues hay una categoría dedicada al cine caucano, entonces eso es bonito ver que las personas de la ciudad y del departamento le apuestan a la producción cinematográfica y precisamente eso encontré en el taller, Popayán es un excelente nicho para la creación sonora y general de producción audiovisual.

FC: Finalmente cuéntenos ¿qué significa el Festival de Cine Corto de Popayán para usted?

diseno-sonoro-aula-117-f1JM: Empiezo por decir que me encanta, me da  mucha alegría venir y cada vez tener una participación más activa en este evento, es como una ventana para mostrar lo que uno hace, además de eso se puede hablar, yo considero que este Festival es muy algo muy humano que permite interactuar, porque se puede conocer a otros realizadores, compartir con ellos ver lo que hacen, en si es muy chévere, realmente el Festival de Cine Corto de Popayán es increíble.

Las series web se tomaron las pantallas del Festival

img_9751

La era digital va avanzando y con ella la manera como se realizan producciones audiovisuales, por esta razón el Festival de Cine Corto de Popayán ha dedicado un espacio llamado Series Web para todos aquellos que se han  empleado a producir  plataformas en internet.

En el cuarto día de la octava versión del Festival, series web como “En alquiler”, “Blog, la serie”, “Mi amor platónico”, “Frontera city” y “1947” se timg_9762omaron  la pantalla del Teatro Municipal Guillermo Valencia, deleitando al público con un poco de humor, drama e intriga.

Para el conversatorio se contó con la presencia de Juan Hernández, director de “Blog, la serie” quien manifestó la importancia que tienen las series web porque están generando un nuevo lenguaje, nuevas audiencias y formas de ver y realizar producciones audiovisuales a partir de  plataformas tecnológicas, asimismo declaró que estas ofrecen la oportunidad de explotar la creatividad e imaginación porque cuentan con la facilidad de crear contenidos en cualquier tipo de formatos y para todo tipo de público.
Al finalizar, el director Juan Hernández expuso que es clave que estas series web se muestren en Festival de Cine Corto porque son nuevos contenidos que están surgiendo en Colombia y ayudan a pensar en el valor estético e histórico que estos tienen, de igual manera felicitó al Festival por el espacio cinematográfico que le están brindando a la ciudad.

El cine se hace y se disfruta con amigos

alexander-arbelaez-los-nadie-3

Monociclo Cine y su largometraje “Los Nadie”

Entre los días 9 y 10 de Noviembre se realizó el taller “el cine se hace con amigos”, se trató de unas charlas donde se exponían las formas de rodar con bajo presupuesto partiendo desde la experiencia de producción de la película “Los Nadie”, de la cual se presentó el detrás de cámaras. Juan Sebastián Mesa, dialexander-arbelaez-los-nadie-2rector de esta película (comunicador audiovisual y multimedial de la Universidad de Antioquia y gestor de la productora audiovisual Monociclo Cine), manifiesta que “el cine es un arte colaborativo que involucra muchísimas personas y hacerlo con amigos facilita muchas cosas. En nuestro caso nos gusta hacerlo con gente cercana porque se disfruta más, pues no lo asumimos como un trabajo, hacemos lo que nos gusta. Siempre tenemos en cuenta el respeto y el apoyo entre todos”.

Es así como para hacer una película no se necesitan sólo recursos económicos, sino recursos humanos. Monociclo Cine contó con la fortuna de que muchas personas creyeron en este proyecto y brindaron su apoyo de forma gratuita, evento que logró bajar el presupuesto de la película.juan-sebastian-mesa-los-nadie-1

La productora ha realizado hasta ahora tres cortos: “kalaschnikow”, “maquillando el silencio” y una coproducción de “como la primera vez”. kalaschnikow ha sido el corto más destacado pues se ha presentado en festivales nacionales e internacionales; ganando el premio por el  mejor cortometraje de ficción a nivel nacional dentro de la Séptima Versión del Festival de Cine Corto de Popayán, además han recibido honores en festivales como “En el Espejo” como mejor guión y mejor director.

Por otra parte, “Los Nadie” es el único largometraje que se ha realizado, se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Venecia – Italia, donde le otorgaron el Premio del Público. “La película logró un acercamiento interesante en Venecia, la gente se conectó con los personajes, con la historia y logró trascender muchas barreras idiomáticas independientemente del país de donde provenía la misma. Logró conectar y transmitir emociones”, manifestó Juan Sebastián.

juan-sebastian-mesa-los-nadie-5La película ya se ha proyectado en pantalla grande en diferentes ciudades capitales del país. El pasado, 11 de Noviembre, el largometraje se presentó por primera vez en Popayán en el Marco de la Octava Versión del Festival de Cine Corto de Popayán en el Teatro Municipal Guillermo Valencia.

Dicho largometraje cuenta la historia de cinco amigos malabaristas de semáforo que se quieren ir a mochilear por Suramérica y retrata los últimos días de estos personajes en la ciudad, cómo ellos comienzan a liberarse de ataduras para vivir el momento.

Esta película personifica además el poema “Los Nadies” de Eduardo Galeano…”Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la
liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: Que no son, aunque sean.”…

alexander-arbelaez-los-nadie-1

Finalmente, dentro del taller se relataron las experiencias que ha tenido la productora Monociclo al ejecutar la película con bajo presupuesto y de cómo a través de la producción se pueden sortear algunos inconvenientes de financiación y la manera como la dirección aborda el trabajo con actores no profesionales evitando así gastos gigantes. Es fundamental también para el equipo audiovisual, según Sebastián, compartir con las personas quienes son sus actores, saberles llegar desde su carácter y forma de ser, conocerlos humanamente (pues no son máquinas) y saberlos escuchar.

“La experiencia con el taller ha sido interesante porque debí devolverme un poco a los procesos de la película y entender, desde la dirección, cómo surgió los nadie para lograr transmitirla al público”, concluyó Juan Sebastián.

 Es importante resaltar que “Los Nadie” es una película que contiene las dinámicas de un lugar y ambiente de Medellín, de personas con carácter y fuerza en el corazón; donde, a pesar de las problemáticas sociales que se presenten, prevalece la amistad y los sueños por cumplir

La Ficción como Cine de Realidad

img_9824

Antes de referirme al panorama sobre las temáticas de los cortometrajes colombianos presentados en la octava versión del Festival de Cine Corto de Popayán, quiero resaltar el trabajo de cada uno de los realizadores quienes lograron mantenerme atenta en las siete proyecciones presentadas esa noche, pues aun sabiendo que me enfrentaba a historias de ficción lograron de manera verosímil  transportarme a realidades cotidianas que se viven en el país.

Fue una noche de película, los aplausos se hicieron presentes en el Teatro Municipal Guillermo Valencia, cada film fue asumido con profesionalismo y visión de reflexión, “Mu”, “Forastero”, “El Cáñamo”, “Volver”, “Las tardes de todos los días”, “Teiko” y “Sara”, fueron los encargados de que la ficción se tomara el tercer día de actividades en el Festival.

Al escuchar algunos de los realizadores de las producciones presentadas en el conversatorio, estoy cada vez más convencida de que las experiencias vitales hacen de la realización de los cortometrajes un producto lleno de emociones y permite que el cine se convierta en un punto de encuentro.

Para Teiko es un honor estar en el Festival de Cine Corto, además porque sabemos que son las puertas a Macondo y que si no fuera por ustedes no estaríamos en Macondo”.img_9823

El Festival de Cine Corto de Popayán, fue tenido en cuenta por la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas  para ser nominadores a mejor corto nacional, así fueron propuestos los cortos “Teiko y “El Cáñamo”.  El corto “Sara”, también nominado a los Premios fue presentado esa noche en la Competencia Oficial Ficción del Festicine.

Al escuchar a la directora de arte del corto “Teiko” sentí que verdaderamente el Festival es una oportunidad no sólo para los directores y productores de los films sino para los estudiantes, jóvenes y demás público que asiste a las proyecciones, pues se genera un espacio de reflexión y pensamiento crítico frente a las realidades sociales.

Un ejemplo de la participación que tienen los jóvenes dentro de las producciones cinematográficas es Sara, protagonista del cortometraje que anecdóticamente lleva su mismo nombre. Ella fue actriz del corto cuando aún estaba en el colegio, experiencia que cambió su vida, pues a raíz de este proceso actualmente es estudiante de Teatro en la Universidad del Valle.

Al salir del Teatro los comentarios se hicieron presentes, los espectadores, al igual que yo, integrante del equipo de prensa del Festival de Cine Corto de Popayán  admiramos el talento que hay sobre el territorio colombiano, el compromiso que se tiene con las nuevas generaciones y quedamos ansiosos de ser partícipes de la novena versión del Festival 2017.

El oficio del Técnico de Imagen Digital

taller-juan-pablo-bonilla-2

En la octava versión del Festival Cine Corto Popayán el taller: Un DIT en su laberinto, orientado como una charla interactiva por Juan Pablo Bonilla Rengifo director de fotografía, especializado en el oficio del DIT (Digital Imaging Technician/Técnico de Imagen Digital) el pasado miércoles 09 y jueves 10 de noviembre en el Teatro Municipal Guillermo Valencia y en las instalaciones de la Fundación Universitaria de Popayán, tuvo gran acogida por el público.

El taller se dividió en dos sesiones. La primera de ellas Charla interactiva sobre el oficio del técnico de imagen digital. Y la segunda sesión Jornada Práctica sobre flujos de trabajo en cinematografía digital.taller-juan-pablo-bonilla-3jpg

Con experiencia en producir y mejorar procesos técnicos e intelectuales de realización audiovisual, el tallerista mostró la destreza que ha adquirido a lo largo de su experiencia cinematográfica y deleitó a los asistentes con una charla a base de ejemplos durante la realización del taller. “Esperaba que la respuesta de la gente fuera un poco más apática por la complejidad del tema, pero creo que ha sido acertada” compartió Juan Pablo, mencionando que el Festival es una ventana importante primero para mostrar los cortos en el país y segundo para generar espacios en los que se puede interactuar.

David, utaller-juan-pablo-bonilla-1no de los asistentes al taller compartió su experiencia: “la posproducción va más allá de lo que uno en realidad ve, es un detalle que no se tiene muy en cuenta en el momento de realizar un proyecto cinematográfico, por eso me parece muy bueno el espacio que abre el Festival para la realización de este taller, porque le permite a uno como espectador que no solo disfrute de los cortometrajes presentados sino que brinde la posibilidad de apostarle más al interés por aprender”.

Juan Pablo cita al director Luis Opina con su opinión de que no existe el cine colombiano sino que existen películas colombianas. Pero cada una de esas piezas son un aporte más a que en algún momento pueda existir una industria que ayude a que el país sea otro y tenga un universo de miradas que tal vez hoy no sean visibles.

Finalmente, como payanés, resaltó el crecimiento que ha tenido el Festival y espera seguir participando en cada una de las siguientes versiones.